Las nuevas tecnologías ¿Amenaza u oportunidad?

 

Las innovaciones disruptivas son un lugar común en la dinámica de sistemas complejos. Las amonitas precámbricas perezosas y despreocupadas prosperaron cómodamente hace 554 millones de años. No podían esperar ni reaccionar de forma proactiva ante la próxima revolución Cámbrica. ¡El cambio innovador de la evolución biológica estaba a punto de extinguirlos! Las empresas y los negocios se enfrentan hoy en día a un reto análogo: Un ritmo acelerado de cambios tecnológicos sin precedentes y el inicio de la cuarta revolución industrial. Por su propio bien, ¡no deberían comportarse como amonitas!… sino reaccionar proactivamente… para adaptarse. Las principales tecnologías que están provocando la cuarta revolución industrial son: Big Data, Blockchain, Inteligencia artificial, IOT, impresión 3D, robótica… La cuestión clave es cómo vemos lo inevitable: como una amenaza o como una oportunidad.

¿Pero qué oportunidad hay? Bueno, como aperitivo, digamos nuevas formas de entender e interactuar con mercados y clientes, reducir gastos y aumentar ingresos, desarrollar nuevos servicios y productos… De acuerdo, entonces, ¿cómo?

BIG DATA

Empecemos hablando del Big Data, que ya ha irrumpido en el sector financiero y otros (bancos, compañías de seguros, minoristas y de telecomunicaciones). Esta tecnología está revolucionando la forma en la que accedemos y gestionamos los datos, a través del procesamiento inteligente de cantidades impensables de información tanto organizada como desorganizada, de forma distribuida y en tiempo real gracias a su escalabilidad horizontal y vertical.

Junto con el aprendizaje automático (Machine learning), estas tecnologías proporcionan a las empresas nuevas herramientas para realizar evaluaciones precisas de escenarios pasados, actuales y futuros, y para automatizar decisiones basadas en modelos que aprenden a través de la formación.

 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

El potencial de la IA es enorme, ya que apoyará la toma de decisiones basada en datos para todo tipo de tareas (externas o internas) en una organización. Por ejemplo, los capitales de riesgo ahora implementan la inteligencia artificial para mejorar la toma de decisiones centrándose en: Búsqueda de negocios, selección de ofertas, valoración, estructura de operaciones, valor añadido posterior a la inversión, salidas, organización interna y externa de las empresas. De hecho, la IA también ejercerá una influencia creciente en las interacciones humanas y las relaciones con los clientes.

 

INTERNET DE LAS COSAS

Otra tecnología con gran potencial de interacción con las dos últimas es el Internet de las Cosas (IOT). El futuro de nuestras ciudades será convertirse en ciudades inteligentes. Por ejemplo, Cisco, una empresa de tecnología, anunció planes para invertir 1.000 millones de dólares para ayudar a las ciudades de todo el mundo a asumir tal transformación. IOT también cambiará radicalmente la forma en que el cliente y las empresas se interrelacionan.

 

BLOCKCHAIN, IMPRESIÓN 3D

Y de nuevo ejemplos de potencial sinérgico de la interacción entre tecnologías emergentes: las compañías de seguros están fusionando IOT y blockchain (Ethereum) para crear contratos inteligentes y reducir el uso de consumibles e intermediarios. La impresión robótica o 3D reduce los precios y acorta el tiempo de producción (reduciendo así el tiempo de espera del cliente en la cadena de suministros del producto). Y así sucesivamente… por no expandirse, por ejemplo, a la genómica y la biología sintética.

 

UNA BUENA MEZCLA PARA SER EFICIENTES

Si tuviera que elegir el top 1 de estas tecnologías de transformación más radical en el mundo de los negocios, sería como hacerme decidir a quién quiero más, a mi padre, a mi madre o a mi hermano. No hay otra respuesta que «todos ellos». Así, como los buenos whiskies, apuesto por una mezcla de Big Data, IOT y AI. IoT se está convirtiendo en una parte integral del Big data y de los sistemas inteligentes. IoT genera datos para el procesamiento de Big data y sistemas de IA. El procesamiento de datos y el Machine learning ayudan a los sistemas IoT a tomar decisiones inteligentes. Definitivamente, se necesitan entre ellas.

 

Apple es una de las empresas que utilizan estas tecnologías para mantenerse como el número uno año a año. Los nuevos servicios que ofrece esta empresa se basan en la asimilación de la enorme cantidad de información como localizaciones y mapas que gestiona, que es generada por Smartphones, coches conectados a la nube y muchos otros dispositivos. Y esto sólo ha sido posible gracias al Big Data y la IA. Es por eso que, en 2015, Apple compró Mapsense, para mejorar su servicio de análisis de datos.

En resumen, con tantas tecnologías emergentes, es un reto mantenerse al día, pero es inevitable acostumbrarse a ellas y aplicarlas. Van a cambiar el mundo, y las empresas deben adaptarse y tomar ventaja de esta situación si quieren seguir creciendo, deben verlas como una ventaja competitiva real. No podemos predecir el futuro, pero podemos inventarlo. No seas un perezoso y despreocupado Amonita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *